"Aquellas pequeñas cosas…"…o porqué Las cosas Pequeñas son las más grandes

 

 

Hoy me he levantado con una canción de Joan Manel Serrat dándome vueltas a n mi cabeza de forma insistente….”Aquellas pequeñas cosas“…y la verdad es que me ha servido de fuente de inspiración para mi entrada de hoy.

Valorar las “pequeñas cosas”

Los que tenemos niños pequeños , si somos un poco observadores, nos podemos dar cuenta , como tienen una capacidad de asombro “asombrosa” … Y tienen la faceta intrinseca de sorprenderse e ilusionarse infinitamente por aquellas cosas que los “mayores” consideramos minucias .
Eso los hace simplemente felices y los motiva por aprender más y montarse un universo paralelo en su pequeña cabecita. Es fantástica la capacidad que tienen de sorprenderse y sorprenderte con cosas que a nosotros, por el ritmo vertiginoso que llevamos o por la castracion mental a la que ha sido sometida nuestra forma de pensar, llamemosla, siendo benevolos ,  “tremendamente práctica “. Y al pensar que esas cosas, que no están relacionadas con el puñetero dinero, el poder, la influencia sobre otros, y simplemente el tener más de algo; las cuales nos “graban con letras fuego en nuestro ADN” esta sociedad consumista y decrépita en que vivimos.

¿No nos estaremos equivocado, y realmente no será,  qué no estamos considerando la perspectiva correcta?.  Realmente , no tendría que ser al revés, y deberíamos volver a nuestra niñez, a esa forma de pensar inocente , que nos permitía ilusionarnos por las que consideramos pequeñeces…

La vida, si nos ponemos a pensar, sin demasiado detenimiento, no es más que un conjunto de circunstancias, vivencias, experiencias y sensaciones…y solo de nosotros depende el que sepamos ilusionaron con ellas.


¿Cuánto tiempo hace que no disfrutas de un amanecer o una puesta de sol?
Y que me dices, del sonido de las olas rompiendo sobre la arena…
O mirar el fuego en una chimenea..durante rato sin pensar en nada más…
O observar los peces en un acuario, con sus movimientos parsimoniosos ajenos a la gravedad …
O una conversación distendida con amigos o con la familia…

O la sensación de caminar por medio del bosque y dejarse llevar por las sensaciones que te brinda la naturaleza…
O escuchar la música que te llega y motiva …
O jugar con tus hijos, como cuando eras pequeño y olvidarte por un rato de los perjuicios y del qué dirán , de ti un señor tan serio…
O los abrazos y besos de los que quieres. Abrazamos menos de lo que debemos…esta comprobado que un abrazo , una caricia , tiene un efecto mucho más terapéutico, que muchas medicinas.

O “simplemente” decir Te quiero. Mi hija pequeña Ariadna, no pierde un momento para decírmelo , o que me extraña…y el escucharlo, simplemente me hace mucho más feliz, que cualquier otra cosa material.
O decir a los que tenemos al lado, cómo me gusta el vestido, el traje que llevas o que bien se te ve…
O disfrutad del mejor regalo de cumpleaños que puedes tener: la compañía de los que te quieren , y dejarte querer, mucho más que cualquier otro regalo material.

 

Es muy fácil hacer felices a otros, si además lo dices con sentimiento, con sinceridad, y lo demuestras… no como palabras vacías de contenido….¿y sabéis lo mejo?… al que lo dice le hace sentir mejor que bien…te hace sentir un calorcito interior , que ni la mejor estufa del mercado consigue.
Daros cuenta que todos los ejemplos que os he comentado, cuestan poco o nada de dinero…simplemente te brindan sensaciones de bienestar.Son “pequeñas cosas“, pero no tienen precio…no las puedes comprar, simplemente tienes que hacer que ocurran.
Y tu Life Squeezer, porqué no mueves el culo, y pruebas alguno de los ejemplos que te he dicho; son si, pequeñas cosas, pero con un beneficio incalculable para sentir nuevamente el optimismo y las ganas de vivir intensamente.La vida es mucho más sencillo de lo que pretendemos aparentar.
Pd.Escrito en el vuelo a Zurich desde Barcelona, del jueves 4 de febrero, escuchando la Lista de Spotify “Motivación Extra


 

Resiliencia para Life Squeezers

Resiliencia, es la capacidad de recuperarse de las situaciones de crisis y aprender de ellas. Consiste en tener una mente flexible y pensamiento optimista, con metas claras y con la certeza de que todo pasa.Es la capacidad de adaptación del ser humano tras circunstancias especialmente difíciles.

 

Creo que soy un resiliente, o cuando menos, me gusta pensar que si. La vida me llevó a pasar por una andadura especialmente difícil, la enfermedad de mi hijo Alex desde su nacimiento hasta su temprano fallecimiento con seis años, y todas las duras experiencias durante ese periodo: operaciones varias, descubrimiento de su enfermedad, connotaciones y consecuencias fatales de la misma, pérdida de toda esperanza de sanacion, esperanza de vida de solo tres años, reanimaciones varias en primera persona y multitud de otras situaciones muy duras y de las que procuro pasar por encima sin entrar en más detalles.
Las experiencias negativas siempre están ahí, pero en mi caso hace ya mucho tiempo que opte por acordarme solo de los buenos momentos; porque aunque el panorama anterior no fuese el más halagüeño, al final esas sensaciones positivas son con las que me quedo y hago perdurar para siempre conmigo: la sonrisa de mi hijo, su amor completo y sin cortapisas…jamás me he sentido tan Amado, o cuando menos de la forma que Alex manifestaba, sus pequeños-grandes avances que me llenaban de alegría y sobretodo su ternura de osito de peluche con sus abrazos, y sus “besos” y risas.
Alex, con su corta existencia  me enseñó mucho más de la vida que cualquier otra experiencia vivida: a ser feliz con lo mínimo, a luchar por la vida como solo hacen los supervivientes, y perdurar por siempre dentro de mí en forma de calorcito interior que me calienta el alma.
Porqué sí, se puede salir de un tipo de experiencia así y adaptarte y mirar hacia delante, valorando mucho más la vida y sus circunstancias, y no dejándose llevar por el desánimo a pesar de que  a veces vengan nuevos retos que nos parecen realmente difíciles.
Ninguna otra experiencia se puede asemejar a  la pérdida de un hijo…pero en mi caso, al saber que más tarde o temprano llegaría un final, que no por no deseado, era irremediable…el convivir con esa certeza , día a día, me permitió,  el poder despedirme de él con la grata sensación de haberle dado todo y más, cada uno de los días en los que vivió; intentándole dar de todo el amor posible, y quedándome con la conciencia tranquila de haberlo intentado todo y haberle dado todo lo que estaba en mis manos.
Siempre he tenido la convicción, de que Alex vivió tres años más de los que le daban como esperanza de vida, porque tuvo a su lado a los que le queríamos; y sentía, en primera persona, nuestro gran amor…y eso le llevó a luchar y luchar por seguir existiendo, para poder seguir recibiendo nuestro amor, y a la vez premiándonos al hacernos  partícipes del suyo.
Esas vivencias, quedaron dentro de mi, y han servido para hacerme como soy ahora….intento mirar la vida con esperanza y sobreponerme cuando me llegan circunstancias “difíciles”.Soy humano evidentemente, y a veces me vence el desánimo, cuando, como ahora ,mi trabajo me satura y me afecta en mi ánimo más de lo deseable….pero es entonces, cuando miro hacia atrás, pienso en Alex y su lucha intensa, y me doy cuenta de que no tengo derecho a quejarme, que la vida es mucho más que un simple trabajo por muy intenso y saturador que pueda ser y que hay mucho más fuera de él.
Que la vida es mucho más bonita de lo que podamos ,a veces , pensar, que solo se trata de cambiar el punto de vista para que la perspectiva de la misma y su enfoque nos cambie, y que sepamos valorar que tenemos mucho que agradecer y mucho que aportar a los que nos rodean.En mi caso, además de que Alex sigue conmigo en su recuerdo imborrable e imperecedero, tengo la suerte de tener una pareja maravillosa, con la que estoy viviendo una segunda juventud y que me hace muy feliz y unas hijas que me llenan de orgullo, satisfacción y alegría.
 
Cambia la perspectiva, mira el vaso medio lleno, no te bloquees y piensa que todo pasa, que tras la tormenta siempre viene la calma, y vive y disfruta cada día de tu existencia como si no hubiese un mañana…exprime tu vida , se un resiliente , se un Life Squeezer!
Y tú eres un resiliente o solo te dedicas a lamentarte de lo que podría haber sido y no es?

 

Life Squeezers: cómo vencemos la frustración

 

Ayer, si os soy sincero, no fue uno de mis mejores dias, fundamentalmente por motivos profesionales. La razón fue una reunión interna donde tuve grandes discusiones con uno de nuestros directivos por una absoluta disparidad de opiniones. El problema no fue, en realidad la disparidad de opiniones, la discusión debe de existir , como base de enriquecimiento en ideas mejora y desarrollo en las organizaciones. El problema realmente fue, las formas por su parte, tremendamente autoritarias y que en un momento de “brain storming-lluvia de ideas” como el que demandaba la ocasión, sólo sirvieron para que la mayoria de personas que estabamos en la reunión, callasen o simplemente le diesen la razón. Yo por mi forma de ser, me cuesta mucho callarme en estas ocasiones; que igual era lo más inteligente; e intenté expresar mi opinión de forma constructiva y abierta, recibiendo como respuesta un importante exabrupto por su parte.
La verdad, porque no deciros lo contrario, es que si bien la intención de la reunión era, el aportar ideas de mejora ante algunos reveses que habiamos sufrido en el mercado en los ultimos tiempos, al final, creo,  que todos nos marchamos de la misma, con la sensación de haber “perdido” el tiempo, y con la motivación algo más baja de como habiamos llegado. Hoy, tras haber dormido placidamente, y haberlo meditado, tengo un plan, que supone no quedarme de brazos cruzados, e intentar seguir luchando por aportar soluciones y mejoras.

No obstante, lo que leereis en los parrafos siguientes, fue lo que escribí, en el avión de vuelta, tras la citada reunión.Notareis que la redacción es diferente a otras entradas previas de mi blog, con un estilo más “lírico” que el que utilizo habitualmente, fruto de las sensaciones del momento.

“Vivir la vida intensamente; ser un Life Squeezer ; huir de la procrastinacion; no decir mañana, decir ahora, o cuando menos saber que si dices mañana, es porque lo tienes perfectamente planificado y realmente  lo harás mañana. 
Respirar profundamente; aprovechar los momentos con toda la intesidad , aunque sean cortos: calidad mejor que cantidad. 
Pararse,  porqué ahora toca; no por estar parado; y saber disfrutarlo…Si; disfrutar los pequeños remansos de calma y paz, en soledad o en compañía….Vivir, vivir, vivir intensamente…utilizando las experiencias del pasado como base, como cimiento, como plataforma de lanzamiento a vivir el presente. 
Pensar en el futuro lo justo, y viviendo el ahora lo mejor y más profundamente que puedas,  sin esperar que ese momento se vuelva a repetir.
El mañana seguirá hay, si tiene que seguir; el presente, el ahora, que mañana ya será pasado, y será ayer. 
Amar la vida; las sensaciones que nos brinda, con los cinco sentidos; regocijándose en ella, y con la conciencia tranquila al decir y pensar que lo que has dejado detrás, lo que ya has vivido…los ha hecho sintiendo sus penas, disgustos  o tropiezos; pero también con sus alegrías, risas y triunfos.
La vida se fundamenta en complementariedades y opuestos; no puedes disfrutar si no sabes lo que es sufrir.Y ese sufrir, esa frustarción, sabes encajarla y dejarla ahí, aparcada. El sufrimiento por los malos recuerdos están ahí, ¿pero tiene sentido dejarlos salir?: ninguno…solo sirve para revolcarse ,regocijarse y arrastrarse por las propias miserias.
Hay que mirar hacia adelante, con la cabeza bien alta, sabiendo que en los malos momentos también estuviste ahí, participaste en ellos,  y que los superaste…y solo debes utilizar, esos malos recuerdos, para sustentar su opuesto, y apoyarte en ellos para disfrutar de las buenas sensaciones que te brinda la vida.
Vive cada segundo; exprime la vida y sácale todo su jugo; se un verdadero Life Squeezer. Intenta ser mejor; pero no por los demás; sino sólo, por ti mismo
Sobreponte a las críticas, que solo vienen sustentadas en envidias y malos entendidos; o mejor dicho, deseos de no querer entenderte. 
Cambia el prisma de mirar las cosas; nada de cuando en cuando a contracorriente; salte de la manada, de la rutina e intenta hacerlo diferente: vive dentro del cambio y por el cambio.
Todos los aspectos y apreciaciones tienen cuando menos dos puntos de vista que pueden ser muy diferentes. Te pueden decir que eres “raro” o que eres “original-diferente”: es un mismo concepto, ¿verdad? , pero la interpretación-apreciación final es completamente distinta…
Si no te quieren entender, lo acabaran entendiendo, si tu eres capaz de ser feliz, a pesar del que diran. Esa misma felicidad, que a ti te ayuda, acaba impregnado a los que te rodean, como “lluvia fina”…y al final se acabaran contagiando, lo quieran o no.
Hoy puede que haya tormenta…pero recuerda, que siempre, siempre, siempre, después de la tormenta, sale el sol.

 

Eso es lo que escribí ayer en el avión. Y, los que hayais sido capaces de llegar hasta aqui, pensareis, bueno ¿y qué?, ¿que es lo que vas a hacer ahora?.
La respuesta es bien sencilla: voy a seguir luchando por mis ideas de forma constructiva; no voy a tirar la toalla, y en lugar de quedarme de brazos cruzados,  y asumir ;que quizás podriais pensar que sería lo más inteligente; voy a utilizar la experiencia anterior, mi rabia interna, mi fustración, para construir de forma positiva, respuestas y planes que puedan servir para mejorar, lo que entiendo que no funciona.
El mensaje, el continente del problema que se planteaba en la reunión, está claro y lo comparto; lo que no comparto son las formas como se planteó la potencial solución al mismo. Lo cual podia llevar, como hizo la mayoria, a callarse y a “otorgar”. Por mi parte, lo que voy a hacer es utilizar mi “frustración” de una forma positiva (esa subjetividad: destruir ,”ese estar jodido”), para construir un plan fundamentado en hechos contrastados sobre los que se apoyen acciones de mejora (objetividad = crear), y que lleven a solventar ese problema; en definitiva a mejorar  y buscar ser más fuertes en el futuro.

Los Life Squeezers , saben capear la frustración; y de lo negativo, hacemos algo positivo, sobre lo que somos capaces de llegar a disfrutar. Tenemos “amor propio” pero lo utilizamos en el sentido correcto, dejamos el “orgullo” aparte y crecemos sobre las adversidades. Miramos adelante , y seguimos sin desfallecer;  aunque haya otros que aparentemente solo intenten joderte , por mucho que digan lo contrario, que solo pretenden ayudarte.
La solución a los problemas, no está sólo en los demás, y en echarles las culpas;  tu eres parte del problema, y tienes que participar de forma activa para solventarlo. No esperes que los demás lo hagan por ti; toma la iniciativa. Analizalo de forma objetiva, despedezalo a trocitos, y busca soluciones constructivas-creativas a cada una de las incognitas. Usa mapas mentales-Mind Maps, para vaciar todas tus ideas en un papel, y sobre ellas construye.

Hace tiempo escuche a un compañero ingles de mi empresa John C., que en el mundo solo había dos tipos de personas, y que dependiendo de los momentos de tu vida, o con quien te relacionases, estabas en uno o en otro.Los clasificaba como fuckers los fuckeds….vamos los que estaban jodidos y los que se dedicaban a joderlos. (Camilo José Cela tiene una frase en castellano, que lo ilustra bastante…).

Algo de razón tiene John , pero yo prefiero pensar que realmente hay dos tipos de personas : los que se dedican  a ver la vida pasar;  o los que están en este mundo para aprovecharla todo lo posible, y crecer sobre la adversidad…los que yo llamo Life Squeezers….

¿Y tu en que grupo estas ?