Como el ave Fénix que renace de sus cenizas

“Como el ave Fénix que renace de sus cenizas”…siempre me ha gustado esta frase.
Significa mucho para mi. En diferentes momentos clave de mi vida me ha servido como punto de referencia para mi renacer personal, tras experiencias vitales muy dificiles.
He vivido en mi pasado , circunstancias complicadas, que me han servido tras tocar fondo, de punto de inflexión, de reinvencion vital. Es en esos momentos, donde los más fácil ,seria dejarse llevar por el pesimismo, la depresión y la desidia; he sabido hacerme replanteamientos completos personales , y aprovecharlos  como lanzadera para alcanzar estados de bienestar y mejora personal mas amplios.
Momentos de cuestionamientos completos de mi forma de hacer, de mi proceder y de revisión de las causas porqué  me encontraba mal conmigo mismo y el porqué había llegado allí. Experiencias, para hacer balance y  tomar impulso para nuevos retos y reencuentros con lo verdaderamente importante en mi vida.
De nada sirve quejarse, de porqué se ha llegado allí, si no es, eso sí, para pensar en aquellas razones que te han llevado a encontrarte en esa situación , y meditar sobre formas-actitudes para que  no se vuelva a repetir ese estado.
Replanteamientos, de lo que verdaderamente quieres hacer con tu vida, dónde quieres llegar, y que es lo que en verdad importa.
Sentimientos por encima de meras materialidades.
Ahondar en mi mismo, en porque he llegado ahi, y como cuidar las bases de mi bienestar para poder preocuparme de los que me rodean.
Viajo mucho en avión, y hay una frase cuando dan las instrucciones de seguridad, que siempre me ha hecho mucho que pensar, porque es una gran verdad: “en caso de descompresión , que salten las mascarillas, primero te tienes que poner la tuya, antes que ayudar a los demás.”
Pura lógica, no?. No se pueden ayudar a los que quieres, si no te ayudas primero a ti mismo, si no estas fuerte, si no te cuidas tu salud física y sobretodo la mental.
Lamentablemente, cada cierto tiempo, quizás por no haber interiorizado lo suficiente, mis hábitos de mejora, caigo en situaciones personales que no me gustan.
La clave, cuando estas situación llega,  está en identificar los síntomas, los avisos, que tu cuerpo y tu mente, te van dando y tomar medidas, .antes de que sea demasiado tarde.
En el ultimo año, por razones profesionales, he descuidado demasiado mis motivaciones personales, aquellas actividades-actitudes que realmente me motivan, y he llegado a una situación personal en lo físico y en lo mental muy deteriorada.
No estoy contento de lo que me pasa, y es por eso, que estoy en pleno proceso de revision total de mis motivaciones en la vida,. De como hacer por cuidarme mucho mas, y de buscar las formas de recuperarme y , sobretodo, no volver a recaer.
De ahí el titulo de esta entrada al blog: renacer como el ave Fénix de sus cenizas.
 
Ya he empezado: relajación, meditación, consciencia del entorno y del momento, disfrutar lo que hago y cuidar a los que quiero.
Parte de este proceso, es el volver a escribir este blog con la periodicidad que me había propuesto. Su principal objetivo era ayudar a los que lo leen :una de mis grandes motivaciones personales.,
Durante estos últimos meses, no me había visto con ganas de escribir, precisamente por el hecho, de que yo no era nadie para predicar con el ejemplo, para enseñar a los otros, precisamente por como  me encontraba.
Es muy importante , cuando llegas a estos extremos, buscar ayuda , aprender de quien te puede enseñar, de quien te remueve por dentro, de quien te anima y te cuestiona.
Gracias a Lisette por su inestimable guia,  te estoy enormemente agradecido.
Gracias a Mirola, mi pareja, por su paciencia conmigo y su ayuda. Realmente somos un equipo, creo que esa es una de las bases de la relación de pareja, el soporte vital, la amistad, el amor, el poder ayudarse mutuamente, en las duras y en las maduras.
Así, que tras esta entrada, vais a seguir teniendo noticias mias. Nueva imagen, nuevas ideas , nuevos materiales, nuevos soportes para ayudarnos a lo que realmente importa:
 
“Ser verdaderos Life Squeezers que exprimen la vida segundo a segundo”
 
 

¿Qué le debo al atletismo para ser como soy?

 

Tengo que reconocer, tener una espina clavada, del por aquello  “de lo que podría haber sido y no fué” al referirme a una de mis grandes pasiones cuando “era más joven”. Me refiero al Atletismo, y mi años compitiendo en pista en la especialidad de 800 metros y 400 metros con marcas aceptables, teniendo en cuenta mi juventud (rozando la veintena). El hecho de haber tenido que abandonar su práctica, por una lesión que tardó mucho tiempo en ser diagnosticada: periostitis crónica en las dos tibias motivada por una mala dinámica en el apoyo. Y el haberme tenido que retirar, justo cuando acababa de ser Campeón de Cataluña Absoluto en 800 metros con 19 años.y sin haber empezado a exprimir todo mi potencial con entrenamientos de mayor intensidad.
Creo que siempre he arrastrado una cierta frustración, por aquello de no haber sido yo el que tomase la decisión de abandonar la disciplina atlética, si no que la misma vino forzada por circustancias no controlables.
Con el paso de los años, he aprendido a mirar y apreciar los valores que aprendí del Atletismo: espiritú de sacrificio, ,autoexigencia, adaptación al esfuerzo, constancia y sobretodo honestidad conmigo mismo.
Gran parte de esas facetas, vinieron secundados y orientados , por el Club por el que corría Altius y por la formación deportiva y sobretodo en valores humanos, que me proporcionaron el la Escuela Deportiva Brafa.
En las ultimas semanas, me he reencontrado con algunas fotos de aquella epoca, que ilustran esta entrada,  las cuales no habia visto, y que me ha removido recuerdos, ya medio olvidados.

El Atletismo es un gran deporte , que si bien , está muy encaminado al resultado individual, en mi caso concreto , me permitió convivir y conocer el sentimiento de equipo , al correr sumando los resultados por equipos en Lliga Catalana de Clubs. Y sobretodo, corriendo por equipos, en relevos 4×400 metros, en uno de los equipos más prometedores de la epoca: Alfredo Tabuenca, Angel Sánchez, Marcos Sánchez y yo mismo.
Hace poco nos volvimos a reencontrar Angel y Alfredo, y a pesar del tiempo pasado, seguiamos hablando como si fuese ayer el ultimo dia que nos habiamos visto. Y eso sólo se consigue tras haber vivido experiencias personales intensas y unos cuantos entrenamientos “al límite”.

Ahora, todo el mundo habla de correr, del running. Está absolutamente en boga, y no hay casi nadie, que no haya sido absorbido por el influjo de este deporte.  Pero os puedo asegurar que hace 25-30 años, cuando te veian correr por la calle,  la gente te señalaba y se burlaban de ti…y eso tambien fue parte de nuestra formación….ya sabeis, aquello de “ande yo caliente, y riase la gente”…el que no corría no sabia lo que se perdía…y el tiempo no ha hecho más que darnos la razón a aquellos “pioneros” incomprendidos.

Yo por mi parte sólo tengo palabras de agradecimiento a este deporte y recuerdos más que gratos. Y ahora, con el paso del tiempo, he sabido aprender a sobrellevar esa “aparente frustración” de lo que podría haber sido y no fue;  por un eterno agradecimiento de lo que aprendí de aquella epoca de mi vida.

 

 

Alex, gracias por todas tus enseñanzas

Alex, tres años han pasado ya desde nuestro último abrazo, desde nuestros últimos besos; tres años en los que sigues estando dentro de mi, iluminándome con tus recuerdos y enseñanzas y haciéndome entender que la vida es más sencilla de lo que creemos ..hoy más que nunca me gustaría poder volver a abrazarte , besarte y agradecerte tu paso por mi vida. Te extraño, te quiero y nunca, nunca , nunca te olvidaré.
Con todo mi amor, hasta siempre príncipe mío!

Resiliencia para Life Squeezers

Resiliencia, es la capacidad de recuperarse de las situaciones de crisis y aprender de ellas. Consiste en tener una mente flexible y pensamiento optimista, con metas claras y con la certeza de que todo pasa.Es la capacidad de adaptación del ser humano tras circunstancias especialmente difíciles.

 

Creo que soy un resiliente, o cuando menos, me gusta pensar que si. La vida me llevó a pasar por una andadura especialmente difícil, la enfermedad de mi hijo Alex desde su nacimiento hasta su temprano fallecimiento con seis años, y todas las duras experiencias durante ese periodo: operaciones varias, descubrimiento de su enfermedad, connotaciones y consecuencias fatales de la misma, pérdida de toda esperanza de sanacion, esperanza de vida de solo tres años, reanimaciones varias en primera persona y multitud de otras situaciones muy duras y de las que procuro pasar por encima sin entrar en más detalles.
Las experiencias negativas siempre están ahí, pero en mi caso hace ya mucho tiempo que opte por acordarme solo de los buenos momentos; porque aunque el panorama anterior no fuese el más halagüeño, al final esas sensaciones positivas son con las que me quedo y hago perdurar para siempre conmigo: la sonrisa de mi hijo, su amor completo y sin cortapisas…jamás me he sentido tan Amado, o cuando menos de la forma que Alex manifestaba, sus pequeños-grandes avances que me llenaban de alegría y sobretodo su ternura de osito de peluche con sus abrazos, y sus “besos” y risas.
Alex, con su corta existencia  me enseñó mucho más de la vida que cualquier otra experiencia vivida: a ser feliz con lo mínimo, a luchar por la vida como solo hacen los supervivientes, y perdurar por siempre dentro de mí en forma de calorcito interior que me calienta el alma.
Porqué sí, se puede salir de un tipo de experiencia así y adaptarte y mirar hacia delante, valorando mucho más la vida y sus circunstancias, y no dejándose llevar por el desánimo a pesar de que  a veces vengan nuevos retos que nos parecen realmente difíciles.
Ninguna otra experiencia se puede asemejar a  la pérdida de un hijo…pero en mi caso, al saber que más tarde o temprano llegaría un final, que no por no deseado, era irremediable…el convivir con esa certeza , día a día, me permitió,  el poder despedirme de él con la grata sensación de haberle dado todo y más, cada uno de los días en los que vivió; intentándole dar de todo el amor posible, y quedándome con la conciencia tranquila de haberlo intentado todo y haberle dado todo lo que estaba en mis manos.
Siempre he tenido la convicción, de que Alex vivió tres años más de los que le daban como esperanza de vida, porque tuvo a su lado a los que le queríamos; y sentía, en primera persona, nuestro gran amor…y eso le llevó a luchar y luchar por seguir existiendo, para poder seguir recibiendo nuestro amor, y a la vez premiándonos al hacernos  partícipes del suyo.
Esas vivencias, quedaron dentro de mi, y han servido para hacerme como soy ahora….intento mirar la vida con esperanza y sobreponerme cuando me llegan circunstancias “difíciles”.Soy humano evidentemente, y a veces me vence el desánimo, cuando, como ahora ,mi trabajo me satura y me afecta en mi ánimo más de lo deseable….pero es entonces, cuando miro hacia atrás, pienso en Alex y su lucha intensa, y me doy cuenta de que no tengo derecho a quejarme, que la vida es mucho más que un simple trabajo por muy intenso y saturador que pueda ser y que hay mucho más fuera de él.
Que la vida es mucho más bonita de lo que podamos ,a veces , pensar, que solo se trata de cambiar el punto de vista para que la perspectiva de la misma y su enfoque nos cambie, y que sepamos valorar que tenemos mucho que agradecer y mucho que aportar a los que nos rodean.En mi caso, además de que Alex sigue conmigo en su recuerdo imborrable e imperecedero, tengo la suerte de tener una pareja maravillosa, con la que estoy viviendo una segunda juventud y que me hace muy feliz y unas hijas que me llenan de orgullo, satisfacción y alegría.
 
Cambia la perspectiva, mira el vaso medio lleno, no te bloquees y piensa que todo pasa, que tras la tormenta siempre viene la calma, y vive y disfruta cada día de tu existencia como si no hubiese un mañana…exprime tu vida , se un resiliente , se un Life Squeezer!
Y tú eres un resiliente o solo te dedicas a lamentarte de lo que podría haber sido y no es?