Volver a tomar el timón

Photo by cottonbro on Pexels.com

Hoy, tras más de 6 meses sin escribir nada, me vuelvo a poner delante de la pantalla.

No hay muchas razones que dar, al porqué he estado medio año sin aparecer por aquí. Simplemente, se debe, a una falta de motivación. No me apetecía, no me sentía motivado a escribir, llanamente : no tenía ganas.

¿Razones?

Las dudas de saber si esto sirve para algo. Alguna que otra crítica. La falta de «inspiración». El teletrabajo y la asociación al ordenador y el lugar desde donde escribo, a la rutina diaria.

Todo un cóctel que me llevó a que no me apeteciese escribir nada.

Hoy me he levantado con ilusiones renovadas. He madrugado por devoción, cosa que no hacía hace mucho tiempo. Me apetece volver a escribir, entre otra multitud de tareas, que tenia paradas.

Empiezo a ser consciente, por llamarlo de algún modo, de que he pasado una minicrisis de inspiración. Supongo que motivada por la rutina de llevar mucho tiempo haciendo las mismas cosas, sin pausas, sin las roturas esporádicas de antaño. Es una de las consecuencias que nos ha llevado tantos meses de confinamiento, de medidas drásticas y de limitación de actividades extraordinarias (como viajar).

Este año 2021, sin ir más lejos, se me está pasando como un suspiro, tengo la sensación que me ha desaparecido sin darme apenas cuenta.

Es curioso lo caprichosa que es la noción del transcurso del tiempo. El hecho de estar todo un año teletrabajando, con días muy similares, ha llevado, a que en lugar de tener la sensación de que el tiempo se me hiciese más largo, éste, en realidad, se me haya hecho muy corto.

Photo by Amit Pal on Pexels.com

Paradójicamente, he sido muy feliz con este ritmo. Puede parecer una incongruencia, pero creo con los años, he aprendido a ilusionarme con todo lo que hago o no hago. He sabido disfrutar de este tiempo en el que he olvidado hábitos pasados. Y ahora, en cambio, estoy más que ilusionado de volver a retomar algunos de ellos.Sin ir más lejos, éste : el de escribir mis reflexiones a través de este blog.

Creo que hay está una de las clave de ser feliz con tu vida: reilusionarse con todo lo que hagas o no hagas. En la pausa también hay vida. A veces este tipo de paradas no forzadas, son necesarias para cargar las pilas de la inspiración.

Al fin y al cabo se trata de vivir el día a día con lo que tienes y lo que te llega. La vida no es mucho más que esto. Y a veces es bueno dejarse llevar por la corriente, dejar que la nave vaya con e viento a favor, haciendo levisimas correciones a su rumbo.

Ahora es tiempo de volver a tomar el timón y llevar mi nave a donde yo desee.

Photo by Enric Cruz Lu00f3pez on Pexels.com

Mi lectura para el cambio de actitud: "Vivir la vida con sentido de Victor Küppers"

Hace algun tiempo me llegó un video sobre Actitud de Victor Küppers (formador en temas de Motivación Personal) que me encantó, por el mensaje , tan simple y a la vez tan profundo, que transmitía.

El dia de Sant Jordi, uno  de sus libros «Vivir la vida con sentido». Qué gran acierto. Os recomiendo lo leais como como punto de partida de vuestra reflexión interna de aquellos valores fundamentales en el cambio personal.

«Aptitudes para vivir con pasión y entusiasmo». 
«Sólo se vive una vez, pero una vez es suficiente si se hace bien».

Son las frases que complementan el titulo en la portada.

Y realmente, es así. El libro, muy sencillo de leer, por su  tono simpatico, está lleno de perlas , en forma de reflexiones, que pese a su sencillez; purito sentido común;  no dejan de sacudirte y plantearte lo que no estas haciendo bien con tu vida.
Las ideas que se plasman te mueven a buscar tu foco correcto y pensar que al final, la clave del cambio, está sólo en ti. 
Que debemos dejar de buscarnos meras excusas, y dejar de culpar a los demás y a nuestro entorno de todo aquello que nos pasa.

Todo es cuestión de nuestra actitud a la hora de enfrentarnos con la vida.

Su formula (C+H)*A, donde la C=Conocimiento, la H=Habilidad, se ven multiplicados por la forma en que afrontamos el dia con dia con nuestra «A», de Actitud.

La clave está en la ACTITUD. 
 
«Nos gustan las personas por su forma de ser», no por si saben más o son más habiles, si no por como interaccionan cuando nos los encontramos, por lo que nos transmiten, por como van por la vida.
Tendemos a huir de las personas negativas, aquellas personas «cenizas-grises», que o no transmiten nada, o lo que es peor, transmiten pura negatividad. Aquellas , que tras hablar con ellas, te dejan peor de lo que estabas. Personas tóxicas. Aquellas de las que hay que huir, como alma que lleva el diablo.
Todos, a no ser que seas un masoquista o un pesimista redomado, queremos contactar con personas que nos den alegria, «buen rollo», ganas de seguir hablando con ellos. Las  «bombillas con patas», como las define Küppers. Aquellas personas, que nos atraen como insectos que vamos hacia su luz. Aquellas con las que no nos importa pasar el tiempo por el «regusto» tan «sabroso» que nos dejan tras estar con ellas.
Las frases siguientes son fundamentales, por su aparente simplicidad, pero en realidad, enorme profundidad:
«Que nadie llegue jamás a ti sin que al irse se sienta un poco mejor y más feliz».
Santa Teresa de Calcuta

 

«Lo más importante en la vida es que lo más importante sea lo más importante
Stephen Covey

 

Sólo se vive una vez, pero 1 vez es suficiente si se hace bien. 
Woody Allen
La primera frase, es genial, muy en línea de mi felicitación navideña de este año. Si todos, hiciesemos por que los que nos llegan, se marchasen más felices, se habrian acabado la mayoría, si no todos, los problemas de este mundo.
La segunda , busca el que nos centremos, que busquemos tiempo en lo que realmente nos motiva, nos apasiona, aquellas cosas, sentimientos o experiencias que hacen que nuestro paso por la vida, nos haya valido la pena.
La tercera, complementa a la anterior. Sólo tenemos una vida, no la malgastemos, con idioteces, bobadas, excusas, con falsas promesas a nosotros mismos, con dejar las cosas siempre para mañana. Actuemos ya , hoy mismo. Ya lo decian nuestras abuelas » No dejes para mañana, lo que puedas hacer hoy». Igual mañana ya es muy tarde, y no hay segundas oportunidades.
Yo por mi parte, me lo estoy trabajando ; porque esto se puede «trabajar»; es una mera cuestión de aportar humor, de ver más el vaso lleno y menos vacío, de intentar pensar, que es lo que puedo hacer yo para mejorar lo que está pasando, en lugar de sólo quejarme y culpar a los demás, mi empresa, o a mis circustancias.
La clave está en nosotros mismos, en como entendemos y con qué actitud planteamos nuestras vidas. no busqueis más.
Es asi de simple, si esto lo entendemos, nuestro camino y la forma en que afrontamos nuestra vida, será mucho más sencilla y realmente disfrutaremos segundo a segundo, nuestro paso por ella.
Seamos «Life Squeezers con una aptitud positiva». Devoremos la vida, aportando felicidad a los que se cruzan por ella.